Entérate Hoy

Twitter se traiciona

29 de Enero del 2012

Mario Alberto Campos Cortés*

Twitter se corta las alas”, así titularon diversos medios la nueva política de la famosa red social que le permite censurar tweets o mensajes por país, si su contenido resulta contrario a las leyes locales y sí así lo solicita la autoridad correspondiente. En mi pueblo – dice el twittero @MikeOax- le cortan las alas a las aves para que no vuelen”.
Dos expresiones que resumen el sentir de miles de usuarios que se sienten traicionados. No es para menos. Porque si bien twitter como empresa privada puede adoptar políticas como ésta para entrar a mercados como el chino, en el proceso pierde parte de su esencia y eso puede resultarle muy costoso.
Y la culpa es de la propia red y sus creadores que han vendido el discurso de la libertad y el empoderamiento de la sociedad como uno de sus efectos más positivos. No puedes presentarte como aliado de los ciudadanos y después salir con que nada más eres una empresa que busca ampliar su negocio en el mundo.
La decisión es un error porque ignora una premisa del mundo de hoy: las marcas no son sólo de sus dueños, son también de sus consumidores. Y aunque el servicio sea gratis, sea una empresa privada y tengan que buscar ingresos, en el entorno de hoy tan competido las empresas no pueden darse el lujo de ignorar el vínculo que tienen con sus usuarios.
¿Veremos pronto la censura de twitter en Europa, Estados Unidos o incluso en América Latina? No creo. Primero, porque operativamente resulta muy complejo en sistemas donde la información fluye libremente. Imaginemos la escena: escribo un tweet contra un político, incluso de forma inapropiada y políticamente incorrecto. Twitter lo baja y me avisa que fue censurado. Retomo el mensaje, le tomo una foto y lo regreso a twitter ya no como texto sino como imagen, y anuncio que ese fue el tweet que twitter no dejó que leyeras. De ahí a que se multiplique por toda la red no falta nada. Habría videos en youtube sobre el tema, post en Facebook, entradas en los blogs, comentarios en la prensa, radio y televisión. ¿Quién pierde? El que se quejó... y por supuesto Twitter.
Dudo que quieran pasar por esa ruta. La historia puede ser distinta en sociedades cerradas, donde el control del Estado es real y la libertad mucho más limitada. Ahí sí puede ocurrir esa censura selectiva. Es decir, que en los hechos habrá usuarios de primera – con toda libertad – y usuarios de segunda, sometidos al poder de las autoridades con la complicidad de las empresas.
Quizá cuando eso ocurra no sea nota en todo el mundo. Tal vez la crisis pase pronto y no veamos una escena como la aquí descrita. El problema es que la próxima vez que los directivos de la empresa quieran pontificar sobre su papel en la libertad de expresión, no faltará quién le recuerde su política de censura local.

En fin, que tarde o temprano llegará una competencia fuerte para Twitter y tal vez entonces sus directivos entiendan la dimensión del costo que hoy les parece tan fácil de pagar.
AGREGADO: Ante las múltiples lecturas que el tema tiene - y después de conversar sobre esto en twitter - les agrego dos ligas con visiones contrarias a la que aquí planteo, la primera del activista Antonio Martínez @AntonioMarvel y la segunda del sitio Mashable que incluso sostiene que el cambio es favorable para los activistas: Dejo los enlaces para que enriquezcan y formen su punto de vista.


*Maestro en gestión de la comunicación política y electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, España. Analista político en Milenio Semanal, Excélsior, unomásuno, Imagen 90.5, Reporte 98.5, Etcétera y Proyecto 40, en donde fue Jefe de Información. Actualmente es titular de la primera emisión de Antena Radio, noticiario del IMER;Co-conductor en Agenda Pública en Foro Tv Autor de www.enteratehoy.blogspot.com

  Regresar

  Imprimir la página


informacion@escenariopolitico.com.mx
escenatiopolitico@escenariopolitico.com.mx
b.osoriosanjuan@escenariopolitico.com.mx
d.adameosorio@escenariopolitico.com.mx
© Escenario Político. Todos los derechos reservados.
De no existir previa autorización, queda expresamente
prohibida la publicación, retransmisión, edición y
cualquier otro uso de los contenidos.